jueves, 5 de julio de 2012

“TAMPOCO TENÍAMOS NADA PARA ESE DÍA”

Escucha mientras lees

Con mucho cariño y aprecio a mi primo Jorge Bravo con quien forjé
 más que una simple relación familiar, una verdadera amistad y
pasamos gran parte de nuestra adolescencia y juventud
escuchando la música de The Beatles
Cuadro de Eric Cash que recrea el momento en que John (sentado y con camisa a cuadros) y Paul (de pie y con la guitarra a la espalda) son presentados por Ivan Vauhgan el 06 de julio de 1957
Hay tantos hechos o acontecimientos, fundamentales y trascendentales en la historia de la humanidad que han sido explicados, graficados, revividos, teatralizados infinidad de veces hasta lograr fijarlos en el consciente colectivo como aquello, sin lo cual, difícilmente podríamos habernos llamado raza humana.

A continuación, un extracto de uno de los capítulos del libro “EL JOVEN LENNON”* de Jordi Sierra I Fabra** que dramatiza uno importante en el mundo de la música  popular:

Los Quarrymen

26

La voz de la tía Mimi le hizo disminuir el volumen del tocadiscos y dejar la carta del Liverpool College of Arts en la que se le notificaba que había sido admitido para iniciar el curso después del verano, en septiembre (SIC). Por lo menos el nuevo director de la Quarry Bank High School, William Ernest Pobjoy, había tenido razón animándole a que siguiera sus inclinaciones artísticas. El futuro se clarificaba. Por supuesto el académico.

-¡John, alguien quiere verte!

Se asomó a la puerta. Su tía estaba a mitad de la escalera, un poco sofocada por el trabajo doméstico.

-¿Quién es?

-¿Puede ser un tal Arnold no-sé-qué?

Conocía a un Arnold Carnichael de la parroquia, y a un Arnold Lester de la escuela. Se encogió de hombros y volvió a entrar en su habitación para apagar el tocadiscos y guardar en su funda el disco que estaba escuchando, para preservarlo del polvo. Dejó la carta sobre la mesa. Salió de nuevo y bajó los escalones de tres en tres, según su costumbre. Su tía se apartó, temerosa hasta del torbellino de aire que levantaba a su paso.

Lennon adolescente
Era Arnold Carmichael, el de la parroquia. Tenía un par de años más que él y era más alto. Pelirrojo, pecoso, su cara intentaba asomarse entre su pelo encrespado. Al verle, se alegró enormemente y dejó de ver sus dos filas de dientes.

-Hola, Lennon -le saludó-. ¿Qué tal andas?

John contempló fascinado la inmensidad de aquella boca, y la irregular distribución de las dos filas dentales. Estuvo tentado de hacer alguno de sus comentarios mordaces, pero algo le detuvo, un golpe de su instinto. Arnold Carmichael no era de los que iban de visita sin más.

-Andar, ando bien -dijo de todas formas, señalando sus dos piernas.

Carmichael le rió la gracia de una manera un poco forzada.

-He oído decir que tienes un conjunto -comentó en medio de su risa.

-No estás tú muy al día.

-¿Lo tienes o no?

-Los Quarrymen.

El visitante se apoyó en la cancela (1), indolente.

Paul adolescente
-¿Te interesaría actuar en el pic nic de Woolton? estamos buscando una banda o algo así para animar la fiesta de la parroquia. Nadie mejor que tú, si quieres hacerlo.

-¿Cuánto? preguntó John.

-El día seis del próximo mes.

-No he dicho “cuándo” -recalcó él-, sino “cuánto”.

Arnold Carmichael dejó de sonreír.

-Vamos, John -comentó-. Puede ser una oportunidad tan buena para ti como para la parroquia. Un favor mutuo. Tampoco eres un profesional, caramba.

-Sonamos bien. No estarías aquí si no supieras eso, hayas oído lo que hayas oído.

El pelirrojo se movió inquieto. John intuyó algún apuro por su parte.

-Tendrás refrescos gratis y un buen escenario. El transporte de los instrumentos lo pongo yo. ¿Vale?

-La parroquia también puede soltar algunas libras.

-Hablaré con ellos.

Campanario de la St Peter's
Church, parroquia de Woolton
Liverpool
Un pic nic en Woolton, uno de los suburbios de Liverpool, no era una actuación en el Empire Tehatre, en el centro de la ciudad, pero no estaba mal para continuar en el fogueo, actuar frente al público, saborear los primeros aplausos.

Intentó no parecer demasiado entusiasta cuando dijo:

-De acuerdo. Tampoco teníamos nada para ese día.

Y se estrecharon la mano sellando el trato.

27

La nota final de la última canción sobrevoló las cabezas de los asistentes al pic nic y, tras un leve entusiasmo, algunos silbidos y un par de gritos, la concurrencia reunida frente al escenario se diseminó, diluyéndose lo mismo que un azucarillo bajo el calor del atardecer. Volvieron a escucharse las risas de los niños y el sonido de la fiesta. La pradera se llenó de nuevas emociones, parejas que caminaban juntas, juegos y la animación en torno a las mesas.

John paseó la mirada por la concurrencia y esperó un asomo de entusiasmo, una petición para que interpretaran otra canción más, un aplauso más fuerte que el de compromiso.

Nada.

Cartel anunciado la Kermés
y coronación de la Reina de las Rosas
en la parroquia de Woolton
06 de julio de 1957. En lla parte
baja se anuncia la participación
de los Quarry
Los niños y adolescentes que bailaban o se marcharon o se acercaron al escenario para echar una ojeada al instrumental. Las parejas buscaron la soledad en la primera hora del anochecer. Arnold Carmichael se alejó, hablando acaloradamente al pastor. Las mujeres siguieron comiendo y los hombres bebiendo. El pic nic continuaba y los alrededores de Woolton languidecían.

Comenzó a guardar la guitarra en su funda.

-Hoy a estado bien -le dijo Eric Griffiths

-Para el caso que nos han hecho…

-Pero ha estado bien -insistió su amigo.

-¿Vamos a tomar algo? -preguntó Hanton.

-¿Vienes? -quiso saber Shotton.

-Id vosotros.

No esperó a que le echaran en cara su actitud, ni a que le preguntaran por qué estaba serio, y saltó del entarimado por la parte de atrás. En realidad sí tenía sed, pero no quería hablar con nadie. Buscaba en la soledad un refugio para sus pensamientos y nada más. Odiaba las lisonjas gratuitas, las palabras fáciles y las palmadas corteses. Odiaba el cinismo adulto y la hipocresía barata. Habían sonado mal, sin conjunción, pero mejor de lo que todos ellos merecían.

-¿Qué es lo que falla? -rezongó por lo bajo-. ¿Qué maldita sea?

Las entradas y salidas de nuevos músicos, lo precario de sus instrumentos, la falta de ensayos, su edad… Sí, posiblemente esto último fuese lo peor. Nadie los tomaba en serio. En ese momento formaban el grupo Eric Griffiths, Rod Davis, Pete Shotton, Len Garry, Colin Hanton y él.

-Pues conmigo no podrán -se juró a sí mismo.

Ivan Vaughan (izq.) con Pete Shotton
(der.), el primer integrante en unirse
a los Quarry
Pensó en recoger su guitarra y desaparecer, aunque eso no fuese justo para los demás. Se detuvo y entonces vio a Ivan Vaughan dirigiéndose hacia él. Ivan sí que era un buen amigo, entusiasta y válido, aunque no tuviese el menor oído para la música y aún menos habilidad para tocar un instrumento. También había estado con los Quarrymen casi un año antes. Le apreciaba especialmente por su optimismo, esa clase de ánimo que convierte lo difícil en fácil y lo imposible en viable. Seguía sin querer hablar con nadie, pero no podía herir a Vaughan.

-¡Eh! ¿Dónde te metes? ¿Qué haces aquí tan solo?

-Nada, intentaba…

Ivan se lo llevó de un brazo.

- Ven, quiero presentarte a alguien.

Casi se lo llevó en volandas media docena de metros, al fin pudo parase y preguntarle:

-Espera, espera, ¿adónde vamos?

-Ya te lo he dicho: quiero presentarte a alguien.

-Ivan, por favor -protestó-. Ahora mismo no estoy de humor para nada. ¿No has oído lo mal que hemos estado?

Programa de la Kermés
- Tonterías -contestó Vaughan-. Lo que pasa es que eres un perfeccionista, un intelectual barato y un masoquista moral, jamás satisfecho, un contracomplaciente.

-¿Un qué?

-Lo contrario de autocomplaciente, ¿no? -Ivan no dejaba de sonreír. Volvió a tirar de él-. No seas memo, que algún día me lo agradecerás. Este es músico, como tú, aunque no ejerce.

Iba a decirle que no, tajantemente, cuando, sin saber cómo, se encontró frente a un chico muy atractivo y elegante. John odiaba el atractivo masculino y la elegancia. Prefería algo más a tono con la vida. Liverpool no era Londres, ni Woolton el Palacio de Buckingham. Sin embargo, hubo algo que sí le gustó en el desconocido.

Algo difícil de explicar. Tal vez la intensidad de su mirada, o la fuerza con que le dio la mano.

-John -dijo Ivan Vaugham-, este es Paul, Paul McCartney.

Nota de la edición del Blog:

Vista de la St Peter Church donde se peude apreciar, además, el pequeño cementerio en el que se
 encuentra la tumba de Eleanor Rigby,personaje inmortalizado en la canción homónima de Paul, año 1966
El día sábado 6 de julio de 1957, se llevó a cabo una Kermés en los jardines de la St. Peter’s Curch (2) del distrito de Woolton, actividad donde, además, se coronaría a la Reina de las Rosas y tendría lugar una fiesta en el salón parroquial.  The Quarry Men tuvieron dos presentaciones, una previa a las cinco cuarenta y cinco de la tarde, en el campo ubicado dentro de la iglesia, tras la caravana de carros alegóricos que dio inicio a las actividades (tres de la tarde, según el programa). La segunda, en la fiesta al interior del salón parroquial a partir de las ocho de la noche. El momento en que Ivan Vaugham (3) presentó a Paul McCartney, fue entre una y otra presentación, aproximadamente entre las seis treinta y siete de la noche.

En la primera actuación, The Quarry Men, tocaron subidos en la tolva de un camión con el que desfilaron en la caravana, precediendo al de la Reina. Mientras tocaban, Ivan llegó con Paul, y ambos presenciaron en un costado al pié del camión.

Los Quarry Men en la caravana de carros que da inicia a la festivida de la parroquia el 06 de julio de 1957.
Se le puede a preciar a John sentado al costado del baterista Colin Hanton



Otra vista de la caravana. Se puede apreciar delante del carro de los Quarry, la carroza de la Reina de las Flores.
John a parece cubierto por Len Garrey con camisa a cuadros



The Quarry Men en acción en su primera presentación del día 6 de julio de 1957, a las 5.45 pm. De izquierda a derecha: Eric
Griffiths, Colin hanton, Rod Davis, John Lennon, Pete Shotton y Len Garry.



Esta fotografaía causa discusión en el sentido que el chico que aparece en el extrtemo inferiror derecho es
Paul McCartney viendo la actuación de los Quarry Men desde el pie del camión, minutos antes de ser
presentado a John Lennon. Quienes afirman esto, se basan en que el joven tiene el perfil de Paul y viste
un saco. Quienes dicen lo contrario señalan que Paul no usaba anteojos.
Lo cierto es que la escena es en algún otro momento, quizá en una parada del recorrido de la caravan en las calles
de Woolton

Después que acabaron de tocar, John y los demás miembros de la banda se fueron a tomar unas bebidas al interior del salón parroquial. Es ahí donde Ivan se les acercó con Paul. Según cuenta Colin Hanton, el baterista de los Quarry, la presentación que hizo Ivan no fue espontánea sino, al parecer, previamente concertada con John. La viuda de Ivan Vaugham, Jam Vaugham, contó que su esposo había considerado que a John podía interesarle conocer a McCartney, puesto que a éste también le atraía la música y gustaba mucho de tocar la guitarra.

Salon parroquial donde se realizó el baile con la
participación de The Quarry Men a partir de las
8.00 pm. Dentro de este salón Ivan los presentó
a Paul y John
No hubo un apretón de manos sino un simple movimiento de cabezas. Paul vestía un saco que llevaba un escudo bordado en el bolsillo; mientras que Lennon vestía una camisa a cuadros con las mangas recogidas. John aparentó cierta indiferencia, pero no dejaba de mirar detenidamente el aspecto de Paul.

Presenciaron la escena los demás miembros de los Quarry, Eric Griffiths, Colin Hanton, Rod Davis, Pete Shotton y Len Garry.

La creencia que la presentación de Paul a John fue concertada, se fundamenta en el hecho que Paul llevó su guitarra. Luego que Ivan se encargara de hacer una reseña de las virtudes interpretativas de Paul, este hizo una demostración con unas canciones de Eddie Cochran, entre ellas, Twenty Flight Rock. Luego les enseñó la letra de Be-Bop-A- Lu La y de Come Go With Me. Minutos antes, en la primera actuación John la había interpretado cambiando parte de la letra porque no se la sabía completa. McCartney terminó su improvisado recital con canciones de Little Richard y  por último les enseñó cómo afinar la guitarra.

Aunque se esforzó para no mostrarlo, John había quedado impresionado.

Paul no se quedó para la segunda presentación de los Quarry.

Vista interior de salón parroquial donde se conocieron John y Paul



Vista del escenario del salon parroquial. Aquí se presentaron por segunda vez, el mismo 6 de julio, los
Quarry Men. Es una toma actualizada



Placa conmemorativa del encuentro entre John y Paul que se encuentra colocada en la
pared exterior, en medios de las puertas de ingreso, del salón parroquial de St Peter's Church
Para aquella fecha John estaba por cumplir los diecisiete años de edad y Paul acababa de cumplir los quince.

Oficialmente John, a través de Pete Shotton, invitó a Paul a unirse al grupo dos semanas después, el sábado 20 de julio.

La primera presentación de Paul con The Quarry Men fue el día 18 de octubre de 1957 en el New Clubmoore Hall.

Aviso de la presentación de The Quarry Men en el New Clubmoor Hall, el día 18 de octubre
de 1957, con la primera participación, en la banda, de Paul McCartney 

Presentación de The Quarry Men con Paul McCartney en noviembre de 1957
Unos datos adicionales. La esposa de Ivan Vaugham, Jam, fue quien asesoró a Paul McCartney cuando compuso la parte en francés de la canción Mitchell (año 1965).

Los Vaugham mantuvieron su relación con John y Paul. Cuando John se mudó a los Estados Unidos les fue más difícil ponerse en contacto. Cuenta una leyenda urbana que un día Ivan llamó por teléfono a John para saludarlo. La característica desconfianza de John salió a relucir cuando le hiso saber a su interlocutor que él no podía estar seguro que realmente fuera Ivan quien lo llamaba y le pidió que respondiera a la siguiente pregunta: ¿Qué frase había colocado en la caja de té que servía como caja de resonancia a su bajo prefabricado? Ivan le contestó: “Baila con Iv (diminutivo de Ivan), el As del bajo”. John se convenció que era él.

Paul McCartney y John Lennon en el auge de la Beatlemanía
En la presentación nocturna de los Quarry Men, ese sábado 6 de julio de 1957, se encontraba presente Bob Molyneux quien había llevado una grabadora de carrete de cinta portátil marca Grunding. Con dicho aparato captó algunas de las canciones interpretadas por John Lennon como vocalista. Posteriormente la cinta se perdió entre otros objetos que guardaba en el altillo de su casa. En 1994, cuando se dio a la tarea de seleccionar objetos para tirarlos a la basura, se tropezó nuevamente con la cinta y no pudo creer que se trataba de aquella que había utilizado hacía 37 años.
La cinta fue subastada en setiembre de 1994 por la casa Sotheby y fue adquirida por la suma de 78,500 Libras Esterlinas, constituyéndose en la grabación casera más cara de la historia. Se quiso utilizar las cintas para la serie de Anthology en 1995, pero EMI  consideró, por más que se hizo un intento de limpieza de sonido, que la calidad  del audio no estaba a la altura necesaria.
La grabación fue puesta en conocimiento del público en general vía los medios de comunicación a efectos de promocionar la subasta.
Las canciones que pudieron ser rescatadas de la cinta son, Baby, Let's Play House (popularizada por Elvis Presley) y Puttin’ On the Style (popularizada por Lonnie Donegan).
Estas grabaciones son anteriores a la de That'll Be the Day y In Spite of All the Danger que datan de 1958 y que si formaron parte de la banda sonora de Anthology.


video
El mismo Paul McCartney nos cuenta cómo conoció a John
Soundtrack:
That'll Be the Day: The Quarry Men - 1958,
In Spite of All the Danger: The Quarry Men - 1958,
Puttin’ On the Style: Lonnie Donegan - 1957,
Baby, Let's Play House: Elvis Presley - 1954,


Grabaciones históricas: 06-07-57
Extractos de dos canciones interpretadas por The Quarrymen, en la voz de John Lennon, la misma noche en que conoció a Paul McCartney, 06 de julio de 1957. Aunque se intentó limpiar el sonido no se consiguió gran cosa. La primera canción (con un tiempo menor a 40 segundos) es "Baby, Lets Play House"; la segunda (con una duración de un minuto) es Puttin' On The Style.

Para conocer algunos datos de las canciones mencionadas ir: Fichero de canciones
Referencias:
Jordi Sierra I Fabra
* Vigésima Cuarta Edición: Junio 2009. Ediciones SM. Colección Gran Angular. Madrid. 171 pág. (76 - 81).
** Escritor español, nacido en Barcelona el 26 de julio de 1947. Su obra aborda una variedad de temas, entre otros, el mundo de la música Rock.
(1) Verja.
(2) La St. Peter’s Church (Iglesia de San Pedro) data de 1887 y fue construida con el aporte dinerario de comerciantes de Woolton. Esta edificación reemplazo a otra que fue construida en 1826 a poca distancia y cuyo espacio quedó muy reducido ante el crecimiento de la población creyente. Actualmente alberga a 500 personas sentadas.
Como parte del conjunto arquitectónico, al costado de la Iglesia hay un pequeño cementerio. Allí se encuentra la famosa tumba de Eleanor Rigby personaje inmortalizado por Paul McCartney en una canción homónima en 1966 y que forma parte del álbum “Revolver”. También se encuentra la tumba del tío de John, George Toogood Smith, esposo de la tía Mimi, quienes se encargaron de criarlo cuando fue abandonado por sus padres.
Más que una tumba, al parecer, se trata de una placa recordatoria de los miembros de una familia.
Sin embargo es conocida como la tumba de Eleanor Rigby, personaje popularizado en una canción
homónima de Paul McCartney, año 1966
(3) Ivan Vaugham nació el mismo día y año que Paul, 18 de junio de 1942. Fue vecino de John Lennon y estudió junto con Paul en el Liverpool Institute. Se graduó de profesor en la Universidad College y se casó con Jam Vaugham en 1966 procreando dos hijos. A los 47 años fue diagnosticado con el mal de Parkinson. En la década de los 80’s escribió un libro titulado: “Ivan: sobreviviendo con el mal de Parkinson” y filmó un especial para la televisión respecto del mismo tema.
Cuando John se enteró del padecimiento de su amigo, quedó  muy conmovido. Ivan pensó morir pronto, pero no fue así. Cuando John fue asesinado cayó en una profunda depresión y se encerró por mucho tiempo en una habitación de su casa.
Ivan falleció el 16 de agosto de 1993. Su muerte entristeció mucho a Paul quien comenzó a escribir poesías inspiradas en su infancia y juventud.
John Lennon (izq.) e Ivan Vaughan (der.) en un día de playa
MAX MARRUFFO S.