martes, 30 de octubre de 2012

CYNTHIA, YOKO ONO, JULIAN, PAUL Y HEY JUDE

Escucha mientras lees


Julian Lennon y Paul McCartney
Una esposa, una amante, un hijo, un amigo y una canción, la más emblemática del cuarteto. Todos envueltos en una turbia historia poco conocida.

En el año 2005, Cynthia Powell, primera mujer de John Lennon, publicó su libro titulado John (Hodder & Stoughton), donde reveló los entretelones del rompimiento de su matrimonio y su posterior divorcio del Beatle.

Para ella, él en realidad no tuvo mala intención, pero de hecho, si que obró con mucha torpeza, miedo y cobardía. Lo curioso es que esta actitud provino de quien no tenía reparos en decir las cosas abiertamente, como que la sociedad -en los 60’s- estaba tan loca, que había perdido la espiritualidad y que para los jóvenes “Los Beatles eran más populares que Cristo”.

John siempre fue contradictorio, pero en este caso lo que sucedió es que, además de tener los sentidos alterados por la ingesta excesiva de drogas, temió dañar su imagen, cuando se enamoró o encaprichó de Yoko Ono, apareciendo en diarios y revistas como un miserable adultero, él, quien compusiera All You Need is Love, Girl, In My Life, etc.


Julian, Cynthia, John Lennon
Lo cierto es que le faltó esquina y le sobró adulones que lo envalentonaron a tomar la estúpida decisión de embarrar la dignidad e imagen de la hasta entonces madre de su único hijo Julian. Tal vez, a este lamentable episodio se refería el propio John cuando a inicios de los 70’s decía que nunca más volvería a vender su alma al diablo para obtener un número uno.

Cuenta la historia que cuando Cynthia descubrió el romance entre John y Yoko,  Lennon temiendo que lo denunciara públicamente como adúltero cocinó la idea de hacerla aparecer a ella como la adultera, lo que le permitiría, además, hacer pública su relación con la Ono y que su divorcio tuviera alguna explicación de cara a la opinión pública.

Es bastante probable que la idea de todo esto en realidad no partiera de John. Alguna razón debió haber tenido cuando, también a inicios de los 70’s, señaló que ser famoso posibilitaba rodearse de una corte de adulones que lo ensebaban como a un cerdo hasta hacerlo reventar. Hacia la mitad de los 60’s los Beatles estaban rodeados de tanto inútil que al mismo George Harrison la vida como Beatle le comenzaba a desagradar. Es muy probable, sin ser indulgentes con Lennon, que la idea haya partido de alguno de esos “amigos”.

Yoko, Julian y John
Se ha escrito, por parte de gente que trabajó con los Beatles, que a pesar de tener un carácter complicado, John era bastante ingenuo. Y una   muestra de que en verdad lo fue es el haber acunado al epítome del parásito alrededor de una estrella de Rock: “Magic” Alex.

Yanni Alexis Mardas -bautizado por John como “Magic Alex”- era un técnico en reparación de televisores y otros artefactos eléctricos, pero como muchos en los 50’s y los 60’s se aficionó en la creación y desarrollo de gadgets electrónicos. Llegó a la vida de John el año 1965 y a partir de ese momento se introdujo en su círculo de tal manera que donde quiera que fuera avistado por el líder de la banda más famosa de todos los tiempos, era llamado para que permanezca a su lado. A John le fascinaba los pequeños juguetes que le creaba, tanto así que le solicitaba fabricara ciertas cantidades para obsequiárselos a sus amistades. Mardas se aprovechó del estado de gracia en que se había puesto ante los ojos de Lennon y para mantenerlo fascinado llegó a ofrecerle cosas inimaginables, como crear una consola de grabación de setenta y dos pistas muchísimo mejor que la de cuatro u ocho que tenía EMI en su estudio de Abbey Road (algo impensable para la época); o un sol artificial para que ilumine la noche de la inauguración de la boutique de Apple; o pintura que hiciera invisible a las personas. Desde luego, ni estas ni otras cosas llegarían a ver la luz, pero la gracia le costó una fortuna no solo a John, sino también a la recientemente inaugurada empresa de Los Beatles: Apple Corp, de la que “Magic” Alex sería designado como encargado de la división electrónica.

Alex era un estafador y vividor que buscaba serle útil a cualquiera de los cuatro de tal forma que mantengan la confianza en su persona. Recelaba de todo aquel que de alguna manera u otra captaba la atención de John, Paul, George y Ringo. Fue él quien indispuso al Maharishi acusándolo de acosar sexualmente a una de las participantes de la comitiva que junto a los Beatles viajaron a la India para recibir clases de meditación trascendental, acusación que provocó que John y George abandonaran al gurú y dieran duras declaraciones en su contra ante los medios de comunicación.

Cynthia, John, "Magic" Alex y George Harrison
Este “Magic” Alex fue la persona que estuvo presta a declarar, a favor de John, que había mantenido relación sexual con Cynthia, para permitirle al beatle un divorcio sin mayor complicación. La imputación, según ella, fue calumniosa, pero acepta que hubo un intento de arrastrarla a aquella inconducta.

Cynthia, en su libro “John” y en una entrevista publicada en la revista Uncut Legends (Chris Hunt, año 2005) contó que en Mayo de 1968, poco antes que se inicie la grabación del White Album, al regresar de un viaje por Grecia, encontró a John y Yoko tomando el desayuno en su casa; Yoko tenía puesta una bata y sus zapatos se encontraban en la entrada de la habitación matrimonial, detalles más que suficientes para darse cuenta que habían pasado la noche juntos. Dolida y confundida buscó refugio en casa de “Magic” Alex y Jenny Boyd -hermana de Patty Boyd, esposa de George-; durante toda la noche Mardas le dio de beber y le insistió para que escaparan juntos, después la llevó a una habitación donde intentó seducirla, pero ella lo rechazó violentamente.

John y Cynthia se reconciliaron pocos días después; John y Paul partieron rumbo a Nueva York para promocionar la recientemente creada Apple Corp. y Cynthia, por recomendación de John, viajo a Italia junto a su madre, su hijo Julian y sus tíos.

A pocos días de su llegada a aquel país, Cynthia recibió la visita sorpresiva de “Magic” Alex quien le trajo un mensaje inesperado de John: había decidido divorciarse de ella acusándola de adulterio y le reclamaría la tenencia de Julian, además de exigirle deje la casa conyugal.

Una de las primeras apariciones
de John y Yoko
 “Magic” Alex también le dio a conocer que testificaría contra ella, lo que le permitió a Cynthia entender que todo se trataba de una estrategia montada por John y Yoko quienes pensaron que ella se asustaría por el solo hecho de tenerse que enfrentar a un beatle.

La confirmación de sus sospechas no tardó en llegar. Al día siguiente que Mardas le dio la noticia, John y Yoko hicieron su primera aparición pública como pareja (22 de mayo de 1968).

En la entrevista, Cynthia confesó haber perdonado a John por todo eso: “Eran tiempos extraños y era difícil entender lo que estaba sucediendo”. “A veces, el amor es ciego. Pueden hacer estas cosas y no se dan cuenta de las consecuencias”.

Finalmente, fue Cynthia quien en noviembre de 1968 logró el divorcio por adulterio a su favor, conservando la tenencia de Julian.

Hey Jude:

The Beatles en el show de David Frost
Cynthia guarda hasta hoy un profundo sentimiento de gratitud hacia Paul McCartney por haber sido el único, de todos los compañeros y amigos de John, en haberse solidarizado con ella en aquellos momentos difíciles, y haber tenido el coraje de hablar del asunto en una de las mejores canciones de los Beatles, inspirada por la simpatía que le generaba Julian, la lógica víctima del divorcio que se avecinaba. Cynthia confesó que le causó mucha preocupación la forma como tomaría John la actitud asumida por Paul, debido al carácter irascible que mostraba por aquel entonces.

"Tengo más fotos con Paul que con mi padre"
Jane Asher, Paul y Julian
Paul comenzó a bosquejar Hey Jude a finales de junio de 1968, luego de haber visitado a Cynthia y a Julian en Surrey, poco después que el problema había empezado.

John creyó que la canción estaba bendiciendo su relación con Yoko, cuando en realidad se ponía del lado de Julian  y en cierta medida, de Cynthia.

Cuando Paul termino de componer la canción, cuidó mucho de no mostrársela a nadie. Quería terminar los arreglos y cuadrar la lírica. A los primeros que se la cantó fue a los miembros de la banda Badfinger. Quería conocer la reacción de éstos. Una vez que los vio quedar encantados con la letra y música, decidió mostrársela a sus compañeros, los Beatles. Paul temía la reacción de John, quien en los últimos tiempos criticaba constantemente sus canciones de un modo violento (cabe recordar el enorme lío que le hizo por Ob La Di - Ob La Da). El día señalado, entró al estudio de grabación y llamó la atención de John, George y Ringo diciéndoles entusiasmado “este es nuestro próximo single”.

Para esos días ya se había creado el sello discográfico de la banda: Apple Records y había llegado el momento que lancen su primer simple bajo su nuevo sello. John se había empeñado en terminar los arreglos de la canción Revolution lo antes posible de tal manera que estuviera lista para ese momento, pero John nunca llegaría a estar satisfecho con las dos versiones que finalmente grabó del tema. Cuando escuchó la canción de Paul tuvo que aceptar su derrota y que Revolution apareciera en la cara “B” del disco. Pero lo que realmente aquietó a Lennon fue creer que la letra de Hey Jude estaba dirigida a favor de su relación con Yoko, como diciéndole que por dicha relación iba a tener que cargar con todo el mundo en sus hombros.

Hey Jude no fue grabada en los estudios de EMI en Abbey Road. Para 1968 los Beatles ya se habían acostumbrado a utilizar otros estudios en la ciudad de Londres en la medida que esto aligerara su trabajo o mejore el resultado que pudieran obtener. La grabación de Hey Jude se llevó a cabo en los estudios Trident entre el 30 de julio y el 2 de agosto.

Paul McCartney y Julian Lennon
Como anécdota de la grabación del tema, se cuenta que en un momento que Paul estaba ejecutando el piano y cantando la letra, al cometer un error soltó una grosería (algo así como maldita mierda) que quedó registrada en la grabación. Los técnicos decidieron no borrarla y sólo se limitaron a subir el volumen de la música para ocultarla. De tal manera que si se escucha con atención en buen reproductor, puede que lo adviertan.

Hey Jude fue el simple más exitoso de la banda. Sin embargo, no todo fue felicidad para Paul, pues Hey Jude fue la canción que motivo su enfrentamiento con George Harrison, que se extendió hasta las tomas de la película Let It Be, aquellas donde George y Paul discuten delante de la cámara y tras la cual George termina abandonando la filmación por unas semanas. Ocurre que George, luego que Paul les mostrara la canción, quiso poner un solo de guitarra y se esforzó en encontrar uno bueno que esté a su altura, pero Paul le dijo que no creía que le vaya bien un solo de guitarra a la canción. En la película Let It Be se le escucha decir a Paul en medio de la discusión con George, que él sabe bien que el fastidio de éste proviene porque no le dejó hacer su solo de guitarra en Hey Jude.

En fin, Cynthia Powell, más conocida como Cynthia Lennon, fue una hembra que le quedó muy grande a John (bueno, nada ni nadie es perfecto). Su drama y el de su hijo Julian, inspiraron una de las canciones emblemáticas de la banda más popular de todos los tiempos.

Cynthia y Julian Lennon

video

Paul McCartney. Hey Jude, Olimpiadas Londres 2012

- Cynthia, trató de hacer las paces con Yoko luego que ésta alumbrara a Sean -el segundo hijo de John Lennon, primero y único habido con Ono- pero sintió que de parte de Yoko no había mucha receptividad.

- Julian tuvo una relación bastante cercana con Paul McCartney, tanto que en algún momento, ya de adulto, confesó que de niño pasó más tiempo con él que con su padre. Asimismo, manifestó que esperaba que de joven tuviera una mejor relación con su papá e idealizaba ese momento como dos amigos yendo juntos a tomarse unas cervezas hablando de música; pero ello  no sucedió y fue más bien con Paul que se dio esas circunstancias.

En 1996 se subastó unas hojas de papel donde Paul había escrito algunos trozos de la canción Hey Jude. Durante la puja, uno de los postores vía telefónica, manteniéndose en el anonimato, luchó por quedarse con aquellas piezas y ofreció la suma de 25,000 Libras Esterlinas, haciéndose de la propiedad. El postor anónimo resultó ser Julian Lennon, quien justificando su compra dijo que esas hojas de papel eran “herencias familiares”.

- “Magic” Alex en la década de los 70’s estuvo involucrado en una estafa a varios dignatarios y personalidades de la política internacional como el rey Hussein de Jordania, el sultán de Omán, el Sha de Irán, el -entonces- Príncipe Juan Carlos de Borbón, a quienes les había vendido vehículos supuestamente blindados contra atentados, los mismos que una vez en manos de sus adquirientes no pasaron la prueba respectiva siendo calificados como más peligrosos que un propio atentado. A pesar de ello, en la primera década de los 2000, Alexis Mardas logró obtener una sentencia judicial que ordenaba a algunos diarios londinenses a retractarse de aquellas historias que lo calificaban de charlatán y estafador, disculpas que entre otras cosas consignaron que él nunca había ofrecido inventos afiebrados como reza la historia. El New York Time es el único que insiste en ello.

“Magic” Alex aparece en uno de los capítulos de Anthology vistiendo una bata blanca en lo que aparentemente es un laboratorio de electrónica.

Cynthia confesó que la canción que más le gusta de John, de su época post-beatle, es “Woman”, a pesar que digan que se la compuso a Yoko, porque cree que en ella John pensó en todas sus mujeres: su tía Mimi, ella y Yoko.

Para ella, la canción Imagen, uno de los grandes temas de John Lennon, es un canto falso, pues considera que John no fue un tipo sincero y quería predicar lo que no ejercía.

Hey Jude fue el primer single exitoso más largo de su época -con casi siete minutos de duración-. Lanzado a la venta el 30 de agosto de 1968, directamente llegó al puesto número uno en el Reino Unido y los Estados Unidos donde se mantuvo por 9 semanas consecutivas. Actualmente convertida en himno de estadio, es una de las canciones más esperadas por el público en todas las presentaciones de Paul McCartney y su banda. El tema inicialmente recibió el nombre de Hey Jules.

- En una reciente entrevista concedida a David Frost (célebre por su programa donde fuera presentada la canción Hey Jude y por las entrevistas con Richard Nixon), Paul señaló que Yoko no fue la culpable de la separación de los Beatles, y que John encontró en Yoko el aliciente necesario para girar hacia la música vanguardista. Enfatizó que sin Yoko, John jamás hubiera escrito Imagen.

- Cynthia Powell falleció el 01 de abril de 2015. En 2013 había enviudado de su último esposo, Noel Charles. Vivía en Mallorca, España.
Fuentes: revista: Uncut Legends - artículos de Christ Hunt (2005); libro: El Sonido de Los Beatles…, Geoff Emerick y otro (2011).
Hey Jude, no lo hagas mal,
Toma una canción triste y mejórala,
Recuerda dejarla dentro de tu corazón,
Y luego puedes empezar a hacerla mejor.

Hey Jude, no tengas miedo,
Tú fuiste hecha para salir y lograrlo,
Desde el minuto en que la dejaste debajo de tu piel
Empiezas a mejorarla.

Y cada vez que sientas miedo, hey Jude, deténte,
No cargues el mundo sobre tus hombros,
Porque bien sabes que es un tonto el que actúa con frialdad
Volviendo su mundo un poco más frío.

Hey Jude, no me falles,
La has encontrado, ahora tómala,
Recuerda dejarla dentro de tu corazón,
Y luego puedes empezar a hacerla mejor.

Así que despabílate, hey Jude, empieza,
Estás esperando a alguien con quien actuar,
Y no sabes que eres sólo tú, hey Jude, tú lo harás,
El movimiento que necesitas está sobre tu hombro.

Hey Jude, no lo hagas mal,
Toma una canción triste y mejórala,
Recuerda dejarla debajo de tu piel,
Y luego empezarás a hacerla mejor.
Mejor, mejor, mejor, mejor, mejor, oh!!!

na na na na na na, na na na, hey Jude...



Julian, Cynthia y Noel

MAX MARRUFFO S.

Soundtrack:

Hey Jude (version acústica): The Beatles, bootleg The Alternate Versions Vol. 2 - The Psychedelic Years 1966-1968 (1996),

Hey Jude: The Beatles, version Anthology (1995),

Hey Jude: The Beatles, Past Masters (Remastered) (2009).


(Este post fue reeditado el 18 - 08 - 2015)

5 DE OCTUBRE DE 1962 - 5 DE OCTUBRE 2012: 50 AÑOS DEL LANZAMIENTO DE LOVE ME DO. 50 AÑOS DE BEATLEMANÍA

Escucha mientras lees


THE
BEATLES
La tarde del 4 de Setiembre de 1962, Mal Evans y Neil Aspinall ingresaron al estudio 2 del complejo de EMI en Abbey Road, cargando los instrumentos del cuarteto musical que se alistaba a grabar formalmente bajo contrato su primer single, hecho que lo convertía oficialmente en una banda profesional. El cuarteto en cuestión había decidido hace ya buen tiempo denominarse The Beatles.

Lejos quedaron los tiempos en que solo grababan maquetas en grabadores caseros o un acetato que cada miembro tuvo el derecho de llevárselo a casa para escucharlo por un día entero.

Primeras sesiones. George Harrison (segundo desde la  izquierda) muestra el ojo izquierdo con moreton. El día que los fanáticos de Pete Best se enteraron que lo habían desembarcado del grupo, armaron una gorda en las instalaciones del Cavern Club. Uno de los asistentes le aplicó un puñetazo
a George.
John Lennon (guitarra rítmica y voz), Paul McCartney (bajo y voz), George Harrison (primera guitarra y voz) y el recién incorporado Richard Starkey (a) Ringo Starr (batería y percusión), The Beatles, se enfrentaban al reto de producir un trabajo que sería auscultado por un público más amplio que el círculo de sus admiradores y demás paisanos de Liverpool, su lugar de origen. Para ello tuvieron que desplazarse al centro de la movida social y cultural de Inglaterra: Londres.

No obstante haber pasado un buen tiempo tocando en directo, tanto en su provincia como en circuitos de clubes nocturnos de Alemania, y contar por aquellos días con un club de fans, es de suponer que la presión y los nervios les hayan mermado algo de seguridad escénica. En febrero del mismo año habían sido rechazados por Decca Records. Habían presentado un demo de muy baja calidad técnica e interpretativa, que facilitó la decisión a unos ejecutivos que tenían la idea preconcebida que los grupos con guitarras estaban pasados de moda.

Cuando Stuart Sutcliffe dejó la banda, Paul McCartney pasó a tocar el bajo y The Beatles se convirtió en un cuarteto
La oportunidad de su primera grabación profesional se la debían a su inexperto pero empeñoso representante, Brian Epstein, que lejos de aceptar que el demo que llevaba bajo el brazo  importaba una mala tarjeta de presentación para sus pupilos, escuchaba cada rechazo con indignación. Tal vez esta vehemencia abrió el corazón de George Martin, un productor de la planilla de EMI Records al que hacía poco se le había encomendado conducir el sello Parlaphone, sello subsidiario dedicado a la grabación de discos de comedia, diálogos y discursos. Martin era un experto en producción de orquestas y arreglista musical. La música pop y el rock’n’roll representaban para él caminos desconocidos. Quizás al escuchar la cinta el 13 de febrero de 1962 haya estado afanado en transitar estos senderos y aprovechó la ocasión. El cuarteto configuraría su campo de experimentación. No cabe otra explicación para que, a pesar de un demo tan malo, haya accedido hacerles una prueba para el día 6 de junio.

La primera objeción que opuso Martin luego de escucharlos en directo ese día fue respecto del baterista. Ese puesto era ocupado por Pete Best, quien también participó en la grabación del demo. Hacía ya un par de años que venía presentándose con ellos en los antros de Hamburgo, en los locales de bailes, parroquias y bares -como La Caverna- en Liverpool. Era parte de la banda. Incluso había participado en la sesión fotográfica en que los Beatles mostraban su nuevo aspecto, lejos de la imagen de rockeros que los caracterizaba.

Según el mito que ha corrido desde entonces y que nunca se ha podido probar (por eso es un mito), para George Martin la cuestión era definitiva: Pete Best era malo y estaba por debajo del nivel técnico de los demás y tenía que ser sustituido. Los Beatles restantes no podían arriesgarse a perder su gran oportunidad y se vieron obligados a tomar una decisión. Su puesto lo ocupó Ringo quien tampoco logró, en un primer momento, la aprobación de Martin (1).

Pete Best (primero desde la izquierda) fue despedido de la banda a las puertas de su profesionalización, no a las puertas de la fama. Ni John, Paul, George o Ringo estaban seguros qué podía pasar con ellos. La salida de Best se dramatiza porque se mira desde la perspectiva de lo que ocurrió luego,
 lo que no es históricamente válido
Volviendo al día 4 de setiembre, día de la primera sesión, George Martin había planeado que How Do You Do It?, tema del compositor Mitch Murray, sería el single de lanzamiento de la banda. Basto un par de tomas para tenerlo listo. La voz estuvo a cargo de John. Mas, cuando se iba a proceder a la mezcla definitiva de cara a su edición, Martin se encontró con la resistencia de la banda a que ese tema fuera su primer single. La consideraban -en palabras de Lennon- una mierda y alejado de su estilo. Los chicos propusieron en su lugar una cancioncilla ligera, menos sofisticada que la anterior, pero mucho más rockera: Love Me Do, que para acentuar lo inusual de la situación, había sido escrita por ellos mismos. Y este fue el mérito de la banda y su productor: el haber roto los esquemas desde el principio. La banda por olvidarse que estaban allí en condición de recién fichados y porfiar por mantener su estilo; el productor por no asumir una actitud de tirano y estar dispuesto a probar lo mejor para sus artistas.

George Martin aceptó grabar Love Me Do, pero exigió que John agregue unos toques bluseros de armónica y se aligere el tempo de la canción. Si bien, inicialmente estaba vocalizada por John, el hecho de encargarse de la armónica lo obligó a pasarle la posta a Paul. Tras unas cuantas tomas se logró una primera versión que dejó medianamente satisfecho al productor. Se acordó reanudar la sesión para la siguiente semana (11 de setiembre).

Para aquella oportunidad George Martin había tomado la decisión de gravar una nueva versión de Love Me Do y le comunicó a Epstein que contrataría a un baterista profesional porque a su criterio Ringo no marcaba correctamente los tiempos. Decisión razonable si se tiene en cuenta que llevaba poco tiempo como baterista del grupo tras el despido de Pete Best. No se había familiarizado aún con el repertorio de la banda. Love Me Do ya tenía buen tiempo como parte del repertorio de los Beatles.

La nueva versión tuvo a Andy White como baterista; mientras que Ringo tocó la pandereta (2).

Andy White, señalando con el dedo al pobre desgraciado que puenteó en el disco debut de una banda hace 50 años
La versión de Love Me Do con la participación de Ringo fue lanzada el 5 de octubre de 1962 pero circuló por limitado tiempo. La hecha con participación de White fue la que apareció en el álbum Please Please, Me lanzado el 22 de marzo de 1963 (3) y en las sucesivas re-ediciones del single.

Hoy en día, la versión de Love Me Do con Ringo Starr en la batería, forma parte de los álbumes recopilatorios, Past Masters, Anthology (CD 1), y el descontinuado Rarities.

El lado B siempre fue ocupado por la canción P.S. I Love You, en la que también Andy Whiten está a cargo de la batería; mientras que Ringo toca las maracas y la pandereta.

Esta, la historia de Love Me Do, es un historia harto conocida, pero se trata de un hecho que dio origen a una de las épocas más creativas que haya conocido la historia de la cultura popular, y que tuvo a los jóvenes como sus principales artífices.

La “juventud” dejaba de ser una mera etapa del crecimiento y desarrollo humano y pasó a ser una forma de sentir, de ver el mundo, de pensar y de vivir.

A partir de ese 5 de octubre de 1962, fecha en la que Love Me Do salió al mercado y por tanto  The Beatles quedaron expuestos al mundo, toda creación artística en el ámbito de las letras, la música, la pintura, el diseño, etc., trascendería barreras culturales, atravesaría las fronteras y haría de la juventud una sensación y una membrecía universal.

The Beatles adquirieron la condición de portavoces de su generación debido a que  su música atrajo a chicos y chicas sin distinción de raza, credo o idioma y porque no se presentaban como voceros del sistema. Su aparición en la escena musical y su exposición mediática coincidió con una serie de factores que harían de los años 60’s del siglo pasado una época de cambios que alterarían el curso de la historia. A partir de esos años nada sería igual.

Y hoy que se cumplen los 50 años del lanzamiento oficial del primer single de The Beatles, y por ende el inicio de Beatlemanía, muchos nos preguntamos del por qué no se ha vuelto a dar un fenómeno similar.

Primeras manifestaciones de la
 Beatlemanía: histeria de
 nuestras tías ¿o de nuestras abuelas?
Muchas pueden ser (y son) las causas. Una de ellas, quizá el hecho que la música ya no ocupa el lugar de antes en el ocio de la gente. Ahora ese lugar está ocupado por los juegos electrónicos, los gadgets, los Smartphone.

Antes, lo que importaba, lo que motivaba a un adolescente comprar un disco, era el hacerse de una canción porque creía que ésta le decía algo, además porque le permitía seguir la trayectoria de un determinado cantante o banda de quien se consideraba un fan. Para ello era indispensable el reproductor de música. Hoy el cantante, la banda, la canción, en todo caso la música, ha pasado a un segundo plano. Los chicos y  muchachas ya no hablan de ellos. Su interés, su expectativa, su objeto de atención ha variado radicalmente. Lo que importa ahora, es el reproductor. La atención se dirige al aditamento, la música es ahora un pretexto.

Ya no somos fans de un grupo, somos fanáticos de un gadget. Webs, blogs, revistas se ocupan de hacer un seguimiento de estos como la Rolling Stone lo hacía antes de un cantante o un grupo.

Los medios son los que acrecientan esta expectativa por los artilugios electrónicos. El lanzamiento de la nueva versión de un Smartphone ahora recibe una cobertura mediática similar a la que no hace mucho recibía un nuevo álbum de Michael Jackson.



La diferencia es que el cantante (o la cantante) y la banda, son seres humanos aptos para denunciar las injusticias sociales. El gadget sólo es un objeto y con él puedo alejarme de este mundo y de su realidad.

La crisis de la música popular radica no solo en la crisis del mercado y la industria discográfica, sino también, en que el interés de las personas se ha desplazado hacia lo material.

El fenómeno de la Beatlemanía se asienta en la música del cuarteto, que a decir de Paul McCartney siempre habló del amor, la paz y del entendimiento. Lo primero que se nos viene a la mente cuando se invoca el nombre de los Beatles es la música que estos forjaron y su mensaje. Así la Beatlemanía es gozo del espíritu, del ánimo. El Beatlemaníaco se complace con el solo hecho de escuchar la música de su grupo favorito, no importa el medio a través del cual lo hace. Hay muchos que prefieren las versiones de los álbumes grabados en el arcaico sistema monoaural, y detestan las nuevas ediciones remasterizadas. Eso significa que la música de los Beatles trasciende la tecnología.


Come together
Así, puede resultar difícil para un adolescente de hoy, entender que ser un Beatlemaníaco implica una forma de entender y ver la vida, donde la música siempre ocupa un lugar importante.

Por ello, nosotros los Beatlemaníacos, nos preocupamos en transmitir a nuestros hijos el gusto por la música, y qué mejor si se trata de la música de The Beatles.

La música siempre será el mejor medio para elevar el espíritu. La música es el mejor puente de diálogo entre padres e hijos. Ya no es como antes, en que la música dividía, separaba a las generaciones. Padres e hijos, hoy, pueden compartir momentos juntos escuchando la misma música. Ahora se puede llegar a tener una idea de quiénes son los padres de un adolescente por la música que este escucha. La música, ahora, es algo que también se transmite a los hijos.

Sólo es necesario hacerles entender que ella es más importante que su reproductor.

Dios quiera que vuelva a surgir un fenómeno igual o mucho mejor que la Beatlemanía y que ello sirva para sensibilizar a los adolescentes y jóvenes, siempre con la idea que lo más importante es el alma humana y no las cosas materiales.

¡Feliz 50° aniversario Beatlemaníacos!

God save:



Referencias:

(1) El día 16 de agosto, Brian Epstein se hizo cargo de informar a Pete Best la decisión del grupo por la cual quedaba fuera. Un día antes, Ringo Starr había sido invitado a unirse a la banda.

(2) Nunca más un Beatle iba a ser sustituido en su puesto por otro músico en una sesión de grabación. En 1968, Eric Clapton, por invitación de George Harrison, tocó la guitarra en la canción While my guitar gently weeps que formó parte del White Album, canción que fuera escrita por el propio George.

(3) Las versiones de Love Me Do son fácilmente identificables. La que cuenta con sonido de pandereta es la “oficial” con Andy White; la otra es la de Ringo.

Soundtrack:

Three Cool Cats: The Beatles - Demo para Decca Records (enero 62),

Memphis: The Beatles - Demo para Decca Records (enero 62),

How Do You Do It?: The Beatles - Anthology 1995,

Love Me Do: The Beatles (version con Ringo Starr) - Past Masters -  2009,

P.S. I Love You: The Beatles - Please Please, Me - 1963,

Love Me Do: The Beatles (version con Andy White) - Please Please, Me - 1963.



MAX MARRUFFO S.